REPORTAJE Tozeur, paisajes y oasis para la multiaventura Por J. Alarcón, fotos del mismo autor  Túnez, al sur del Mediterráneo y al norte de África, es tan exótico como cercano. Un  país donde sus gentes son tan hospitalarias como comprensivas y tolerantes. Sin duda,  un territorio que ha sido deseado y disputado por numerosas civilizaciones a lo largo de  la Historia. De variados paisajes y fuertes contrastes, además de un impresionante  legado histórico-cultural, algunos de ellos Patrimonio de la Humanidad, hacen que el  interés turístico crezca año tras años en números de visitantes. Se trata de un país que  siempre deja huella al viajero y si, además, se contempla una estancia, por breve que  sea, a Tozeur, en el Gran Sur tunecino, la experiencia se multiplica con creces.  Y, ahora, desde que la compañía aérea de bandera, Tunisair, inauguró la línea directa  entre Madrid y Tozeur, supone que en sólo dos horas nos ponemos a las puertas del  desierto del Sahara. Una zona que nos abre un inmenso mundo de posibilidades para   experimentar. La provincia de Tozeur despliega un amplio abanico de actividades y multiaventura para los más ávidos en este tipo de  preferencias o bien proporciona un oasis de relax y bienestar a los que buscan huir del estrés laboral. Tozeur se presenta como una estupenda elección para llevar a cabo desde una corta estancia de  fin de semana largo hasta unas vacaciones más prolongadas, pero con el sello inconfundible del  más genuino exotismo. Esta provincia cuenta con una infraestructura turística capaz de satisfacer  cualquier tipo de demanda o exigencia. Hoteles y resorts de primera categoría, transportes,  escenarios, instalaciones y, sobre todo, servicio y atractivos no le faltan para lograr de esa  escapada un recuerdo imborrable. Evasión en el gran lago salado  No en vano, el visitante o aventurero tiene a su  disposición, además de una impresionante  naturaleza, enclaves y lugares como el espectacular  lago salado de Chott El Jerid, una interminable  explanada de más de 200 kilómetros cuadrados de la más blanca sal, atravesada por una  carretera de 40 km. totalmente recta y donde se puede llevar a cabo emocionantes  travesías en quads y boogies. Otros sitios evocadores lo constituyen los relajantes oasis  de montaña como Mides, Chebika y Tamerza, encaramado, el primero, en un  sobrecogedor cañón, e irrigados, los segundos, por una pequeña pero constante corriente  de aguas limpias de un manantial que corre por el fondo de un desfiladero de más de 40  metros de altura. Mención aparte también merecen enclaves de obligada visita como los que conforman los oasis de palmeras de Douz, Nefta, los del  propio Tozeur o Gafsa. Allí, el murmullo del agua en sus acequias y arroyos proporcionan la paz y la tranquilidad que transmiten estos  palmerales y en los que se pueden observar los diferentes estados de cultivos que en ellos se practican, además de comprobar el más  real ejemplo de una vida de reciclaje y reutilización, donde todo es aprovechado de forma ecológica y sostenible desde tiempos  inmemorables.  Escenas y escenarios de película  Asimismo, la zona de Tozeur es pródiga y  rica en sitios y escenarios que pueden  convertirse en perfectos atractivos y  experiencias de nuestras vacaciones o  estancias. En este sentido y al margen de  los típicos y casi ineludibles paseos a lomos  de los siempre dóciles dromedarios en  Douz, de disfrutar de emocionantes raids en  ultraligeros sobrevolando impresionantes  dunas, de disputar una emocionante carrera  al volante de un car-cross o encima de un  quad, existen escenarios que sirvieron al  mismísimo George Lucas para filmar parte  de su saga de ficción "La guerra de las galaxias". Sólo es cuestión de acercarnos a Onk Ejjmel.  Allí se encuentran intactos, impertérritos, llamativos…, son los auténticos decorados de aquellas películas que contaban y enseñaban  paisajes y gentes de otros mundos. Y una vez allí, lo ideal también es dejarse sorprender por un cielo plagado de estrellas de noche y  degustar una exquisita cena en una espléndida y acondicionada haima bereber. Lo dicho, todo un cúmulo de sensaciones en serie  que pocos lugares, y tan cerca, nos puede proporcionar. Anterior Siguiente Conocer Francia El verdadero planeta Tatooine de  “La Guerra de las Galaxías” se encuentra en Túnez ya que allí se filmaron las escenas que representa este planeta Chott el Jerid fue un lago en tiempos de los romanos hoy es un salar ideal para travesías con quads o boogies