Curiosidades del mundo del turismo Anterior Conocer Francia La Torre de Londres Uno de los principales atractivos de la capital británica es la  famosa Torre de Londres, situada junto al puente levadizo sobre  el río Támesis.  Pero, ¿sabía usted que detrás de esta torre se  esconden secretos, leyendas, joyas y algunos de los episodios  más negros de la historia de Gran Bretaña? La Torre de Londres, a pesar de su nombre, no es una torre sino todo un castillo medieval situado en pleno centro de Londres. Se encuentra junto al Tower Bridge, el famoso puente levadizo que  cruza el Támesis.   La construcción del castillo comenzó en 1066, por mandato de  Guillermo el Conquistador, y a lo largo de la historia sirvió como  palacio para reyes, fábrica de armas y prisión, donde estuvieron  encerrados miles de prisioneros incluyendo reyes y reinas e  incluso Rudolf Hess, el lugarteniente de Hitler que permaneció  aquí en 1941 durante cuatro días antes de su traslado. El castillo llegó a albergar incluso hasta un zoológico. Fue el rey Enrique VII el que designó que la guardia de la torre fuesen  los alabarderos de la casa real, llamados Yeoman Warders o  Beefeaters. Desde entonces, un destacamento de ellos guarda  celosamente la Torre. Muchos condenados a muerte han sido ejecutados entre sus muros,  como es el caso de Ana Bolena, que fue la segunda esposa de las  seis que tuvo Enrique VIII, y fue acusada injustamente de infidelidad al  rey, y decapitada en la Torre. En la llamada Bloody Tower, la Torre  Ensangrentada, que data de 1225, se conserva todavía el hacha y el  tajo de ejecución. La Torre de Londres es también el lugar  donde se guardan las  famosas Joyas de la Corona Británica, The Crown Jewels.   Curiosamente, siempre ha habido cuervos en la Torre, que en su  momento se alimentaban de la carroña de los ajusticiados, y que  todavía siguen allí pese a que los tiempos han cambiado. Existe una leyenda que dice que el día que deje de haber cuervos  entre sus murallas, caerá la Torre y junto a ella la monarquía inglesa y  el imperio británico. Es por ese motivo que se dice que, para evitar que los cuervos se marchen del recinto, se les recorta las alas a algunos  de ellos para que sirvan de reclamo al resto y de manera que la  monarquía y el imperio británicos no corran peligro y sigan en pie. La Torre de Londres no es solo un emblema de la monarquía y el  Imperio Británico si no también uno de los símbolos turísticos de  Londres y, por tanto, uno de los lugares más visitados de la ciudad. Siguiente