Grandes viajeros TINTIN A lo largo de la historia ha habido navegantes intrépidos, valientes exploradores y viajeros de todo tipo. Sus hazañas  han sido reconocidas a lo largo de las diferentes épocas y sus viajes han quedado plasmados en los libros de historia,  sin embargo, el viajero al que hoy rendimos tributo no lo encontraremos en los libros de historia, sino en el recuerdo  de toda una generación que aprendió a amar los viajes de la mano de un personaje  singular, un joven reportero con bombachos y un mechón de pelo rubio, llamado Tintín y  su inseparable compañero Milú.  La escena puede ocurrir en cualquier lugar del mundo, en cualquier casa. Un niño, boca  abajo sobre la cama, con un álbum en las manos, lee la misma historia de Tintin que ya  ha releído cien veces. No importa la narración que lea, la aventura en la que el joven  reportero belga esté inmerso, sea cual sea, será un largo y peligroso viaje en una tierra  muy lejana a la que ha llevado a su pequeño lector.  Tintín nació el 10 de enero de 1929 en el periódico "le petit Vingtieme" de la mano de  Georges Remi, más conocido como Hergé, un dibujante belga que jamás pensó que su  personaje se convertiría en un auténtico mito para las generaciones posteriores. Este  pequeño reportero de pelo rubio y flequillo levantado que se siempre está acompañado  de su inseparable perro Milú, heredó de su autor su amor por los viajes.  Cada una de las aventuras de este personaje están marcadas por un viaje a algún país.  Su primera aventura "Tintín en el país de los soviets" tendrá lugar en la Rusia soviética y  su segundo viaje es al Congo. A la dura crítica de la Rusia bolchevique le sucedió la apología del colonialismo belga.  En sus primeras aventuras, Tintín vivió intensamente la realidad política de su época desde la subjetiva perspectiva de  su autor.  Con Tintín en América, su tercera aventura, el reportero cruza el Atlántico y se  embarca en aventuras en el Nuevo Continente. A esta le seguirían nuevas  aventuras en Egipto, China, Singapur, Hong-Kong, Islandia, América del Sur,  Escocia, Centroeuropa, India, Tíbet, Australia e incluso la Luna. Tintín se  convierte en un empedernido viajero y su autor, Hergé, depura cada vez más su  dibujo y sus descripciones. La voluntad de autenticidad del dibujante es  extraordinaria, las descripciones, los lugares e incluso los fetiches o los barcos  son de una gran exactitud.  También a lo largo de sus múltiples aventuras Tintín va entrando en contacto con  un amplio conjunto de personajes que se convertirán en sus compañeros  inseparables. En el inicio de sus hazañas su compañero inseparable es un perro  fox-terrier, Milú, pero, poco a poco, un curioso universo de personajes comienza a poblar sus aventuras, unos héroes  tan entrañables y singulares como el propio Tintín.  Tras vivir ocho aventuras en solitario con la única compañía de su inseparable  Milú, Tintín conoce en "El Cangrejo de las pinzas de Oro" a su gran amigo, el  capitán Haddock, un borrachín que tiene una especial atracción por el whisky  Long John. Un tratamiento de choque hace que el capitán deje la bebida y se  convierta, sobrio aunque mal hablado, vividor y charlatán, en el perfecto  compañero de aventuras del joven periodista. Hernández y Fernández; el  profesor Tornasol; Bianca Castafiore; Serafín Latón; el general Alcázar, el  príncipe Abdallah o el Coronel Tapioca son algunos de los personajes que, a lo  largo de sus 23 aventuras, van poblando el universo de papel del personaje.   Para muchos lectores son seres tan reales o tan irreales como muchos actores  de cine, deportistas o personajes públicos a los que sólo conocen a través de la  televisión. Algunas de las criaturas de Hergé son tan fuertes, poseen una  personalidad tan singular y una manera de ser tan acusada que, en muchas  ocasiones, parecen más reales que muchas de las personas que integran  nuestra sociedad.  Tintín encarna el personaje aventurero que los cómics de los años treinta y cuarenta pusieron de moda, pero a  diferencia de otras tiras similares, Tintín nos enseñó diferentes lugares del mundo con sus peculiaridades más  características. Su creador, Hergé, murió el 3 de marzo de 1983 dejando inacabada su última aventura "Tintín y el arte  Alfa". Ese 3 de marzo también murió Tintín como quedó reflejado en las palabras de su propio autor: "Mis  colaboradores pueden hacer muchas cosas sin mí, incluso pueden hacerlas mucho mejor que yo. Pero creo que soy  el único que puede hacer vivir a Tintín, a Haddock, a Tornasol y a todos los demás, porque Tintín soy yo".  Conocer Francia