Curiosidades del mundo del turismo Pamukkale (Turquía) Fotos: José Alarcón La naturaleza es la protagonista de muchos de los grandes  atractivos del turismo y Turquía es un país donde se localizan  numerosos atractivos de esta índole. Uno de ellos son las  formaciones rocosas de las terrazas de Pamukkale, un centro  turístico de primer orden. Pamukkale cuyo nombre significa textualmente "castillo de  algodón" es una formación rocosa que se distribuye en una serie  de terrazas blancas saturadas de bicarbonato de calcio disuelto.  Estas formaciones pétreas son estribaciones que surgen del pie de las montañas de Cal Dagi. El inmaculado color blanco de  las terrazas se debe a que  cuando el agua caliente brota  en los bordes de las terrazas y  se enfría, el dióxido de carbono que lleva disuelto se deposita y el carbonato de calcio  precipita como travertina o yeso duro. De esta manera a la roca se adquiere una fina capa de yeso brillante que le da su imagen característica. Este yeso, con el tiempo, va perdiendo su  color blanco y se torna amarillento. El deterioro se  debe al cada vez menor caudal de agua que hay  debido a la necesidad de los hoteles que se han  construido para poder admirar esta curiosidad de la  naturaleza. Para evitar esta pérdida de belleza, periódicamente  las autoridades proceden a una limpieza de las partes  amarillentas para dejar paso al blanco radiante de la  travertina. Las piscinas naturales de Pamukkale que se  superponen unas a las otras, son de aguas termales,  muy poco profundas y solo permiten mojarse los pies.  El equilibrio de la zona está en peligro debido a la  proliferación de visitantes y, no sería de extrañar, que  en un futuro no muy lejano se limite drásticamente el acceso de los turistas para evitar el  progresivo deterioro que se produce. En la antigüedad esta zona fue un auténtico centro termal para los romanos y la zona  arqueológica de Hierápolis asi lo señala. Entre los principales atractivos se puede  contemplar figura el Templo de Apolo, el antiguo Plutonium, la calle de columnas o el teatro  romano. La fuente termal surge en lo que fue en la antigüedad el centro de la ciudad de Hierápolis  cuyas ruinas forman lo que en la antigüedad fue la entrada al Hades. Anterior Siguiente Conocer Francia