REPORTAJE Anterior Conocer Francia Munich, la ciudad donde se bebe la mejor cerveza del mundo  La ciudad fue fundada en el año1158, aunque sus inicios se  remontan al siglo IX en que ya consta la  existencia de una abadía  benedictina a partir de la cual nació un núcleo de población, de ahí  su nombre: Mônche (monje). El centro de la ciudad es la Marienplatz que está dominada por el  Rathaus, un impresionante edificio que data de 1867 de estilo  neogótico. Su gran atracción es su carillón que a cada hora en punto aglutina un auténtico enjambre de visitantes para contemplar las  figuras de cobre en movimiento y sobre todo el búho, su elemento  más famoso.   Al lado se encuentra la torre del Altes Rathaus, de estilo gótico,  restaurada en el siglo XV tras se destruida por un rayo. Cruzando la  plaza se encuentra la iglesia de San Pedro, la Peterskirche, la iglesia  más antigua de Munich ya que data del siglo XIII, es de estilo gótico  y de tres naves. Fue reformada en los siglos XVII y XVIII y los  muniqueses la llaman cariñosamente "El viejo Peter". Frente a la  iglesia se abre el Victualienmarkt que siempre ofrece una imagen animada y característica. Al oeste de la Marienplatz se abre la Kaufingerstrasse, una  calle peatonal muy comercial que lleva a la Frauenkirchen, la  iglesia de Nuestra Señora, construida en ladrillo rojo con  altos muros y dominada por sus dos torres gemelas, aunque  una de ellas es ligeramente más alta que la otra. No muy lejos se encuentra la Residenz, un complejo de  edificios y jardines que fue residencia de los Wittelsbach, y  que se cuenta entre los edificios renacentistas más elegantes de Europa aunque fue reconstruida casi totalmente tras la  Segunda Guerra Mundial. Frente al edificio se encuentra la Max-Josep-Platz que da paso a la Maximilianstrasse, la calle de  las tiendas de diseño y, no muy lejos, la Hofbräuhaus, la cervecería más grande y famosa de  Munich cuyos orígenes se remontan a 1589. Este es el lugar idóneo para degustar la famosa  cerveza muniquesa, tanto por las  características de la bebida como por el  ambiente que hay. El local consta de  numerosas salas y una orquesta ameniza y da ambiente festivo al  lugar. En sus estancias se mezcla el olor de la cerveza con el de  las salchichas de igual forma que los turistas que quieren vivir el  ambiente festivo de la cervecería se mezclan los muniqueses.  Contemplar como las camareras llevan un enorme montón de  jarras en cada mano es todo un espectáculo. Para los muniqueses Munich es la mejor ciudad del mundo, o la  ciudad en la que se toma la mejor cerveza del mundo que, para  ellos, viene a ser lo mismo.  “La torre del Altes Rathaus fue destruida por un rayo” Siguiente