Curiosidades del mundo del turismo Anterior Conocer Francia Montserrat, la montaña mágica  Montserrat es considerada como una montaña sagrada, tanto por sus características religiosas como por su curiosa  orografía que ha originado todo tipo de textos destacando  sus misterios y leyendas. El lugar es un símbolo para  Catalunya y se ha convertido en un punto de peregrinaje para creyentes y de visita obligada para los turistas. Se trata de un macizo montañoso de 1235 metros de altitud,  diez kilómetros de largo por cinco de ancho, situado a unos  35 kilómetros de la ciudad de Barcelona. Es un  conglomerado de grandes rocas desnudas que le dan un  aspecto muy peculiar. En la ladera de la montaña se encuentra el monasterio de  Santa María de Montserrat,  benedictino, que se ubica a una  altura de 720 metros sobre el nivel del mar, en él residen los  niños que componen la Escolanía de Montserrat,  considerada la escuela de canto más antigua de Occidente  ya que fue fundada en  el siglo XIII.  En el santuario se venera la imagen de la Virgen  de Montserrat, "la Moreneta". La leyenda sitúa su  hallazgo hacia el año 880 fecha en la que  comenzó su culto para el que se levantaron  cuatro ermitas en el siglo IX: Santa María, San  Acisclo, San Pedro y San Martín. El origen del  monasterio es incierto aunque se sabe que el  abad Oliba de Ripoll decidió fundar en 1025 el  monasterio de Santa María en el lugar donde se  encontraba una antigua ermita del mismo  nombre. A partir del 1082, Santa María pasó a  tener abad propio y dejó de depender del abad de Ripoll. Esta ermita se convirtió en la más  importante de todas las  de la montaña debido a  que en ella se veneraba  la imagen de la Virgen.  La figura que en la  actualidad se venera es  una talla románica de 95  centímetros de altura hecha en el siglo XII y realizada en  madera de álamo. La Virgen es de color negro, lo que le ha  dado el apelativo popular de "la Moreneta" Pese al peculiar aspecto de la montaña y a las leyendas que la  envuelven, su origen es mucho menos romántico que los  numerosos mitos que existen sobre ella, pero la realidad tal vez  más sorprendente que los relatos de fantasía que la adornan. Montserrat es un macizo formado por los materiales abocados  por los rios que nacian donde actualmente está el mar, entre  Mallorca y la costa. Estos ríos de tiempos remotos que datan  de entre 25 y 50 millones de años, fueron arrojando sus  materiales durante millones de años formando el enorme  conglomerado que dio origen a las montañas. Su relieve es  fruto de la erosión de aquellos depósitos solidificados que hace unos 10 millones de años emergieron del agua cuando la tierra  basculó y el mar cambió de lado. Así pues, todos los que visitan la montaña sagrada catalana estan pisando capas y sedimentos  que un día estuvieron en un lecho marino y debajo de sus pies existen numerosos fósiles testigos de su peculiar origen. “Montserrat se formó por los materiales sedimentarios de ríos que existieron hace 50 millones de años”